Pere Ribera Ferrán

riberaPere Ribera Ferrán, eminente pedagogo y fundador de Aula Escuela Europea (1915-2009)

“… El señor Ribera era exigente como sólo puede serlo quien se autoexige al máximo. Creo que este lema sintetiza ya la enseñanza y la experiencia de Pedro Ribera de los años, hoy ya muy lejanos, del Liceo Francés. Tan sólo este lema permite comprender el impulso y la fuerza que lo llevan a crear la Escuela Aula en unos momentos para él muy difíciles. Y este lema ha continuado presidiendo la vida de la Escuela desde el día de su fundación. Educar es exigir del otro. Sobre todo en el sentido de exigirle que aprenda a ser exigente consigo mismo. Sólo así es posible formar unos ciudadanos libres, críticos y responsables. Se puede ser crítico sólo cuando se ha aprendido a ser autocrítico. Se es libre cuando se es responsable, y en la medida que se está dispuesto a asumir las responsabilidades. »Fragmento del texto que el señor Joan Estruch leyó el 18 de diciembre de 2009 en la ceremonia del sepelio del señor Pere Ribera.

Pere Ribera nació en 1915 en Ulldecona y dedicó toda su vida profesional  al mundo de la educación. Del 1939 al 1968 trabajó en el Liceo Francés de Barcelona, ​​del que llegaría a ser el director de la sección española.

En 1968 inició lo que sería el gran proyecto de su vida: Aula Escuela Europea (Barcelona). Era un momento difícil para el país: el sistema educativo no era satisfactorio y había una evidente necesidad de renovación, que la legalidad vigente no permitía aplicar fácilmente. Pero también era un momento en que la sociedad civil sabía asumir responsabilidades. Pere Ribera se supo rodear de personas de prestigio para iniciar su proyecto: colaboraron con él, entre otros, Jordi Sarsanedas y Amalia Tineo en el ámbito pedagógico, y José Manuel Lara y Antoni Puigvert en la parte de aportación del capital inicial. Un proyecto al que dieron apoyo incondicional un significativo grupo de familias que desde el primer momento llevaron a sus hijos.

Aula Escuela Europea comenzó en unos locales de la calle Doctor Roux, pero muy pronto (en 1971) se instaló en su actual emplazamiento de la avenida Virgen de Lourdes.

Desde el comienzo, Pere Ribera concibió la educación de los chicos y chicas como un proceso integral, que debía dar tanta importancia a los primeros momentos de contacto del niño con la escuela como en los años de preparación para el acceso a la universidad. Por eso creó una sección de educación infantil, una de educación primaria, una de educación secundaria y una de bachillerato, y las consideró  como una unidad.

A lo largo de los años, Pedro Ribera fue confiriendo su personalidad en la escuela: se puede decir que su manera de entender el proceso educativo, siempre con el objetivo de la excelencia  por medio del esfuerzo, ha dejado huella no sólo en muchas generaciones de alumnos sino también en muchas generaciones de educadores. Tanto los unos como los otros se han referido siempre a él como “el señor Ribera”, con el respeto que merecía su condición de maestro, en el sentido más amplio y la vez más profundo de la palabra.

Pere Ribera ejerció como director de Aula Escuela Europea hasta 1996 cuando, a los 81 años de edad, decidió jubilarse. Sin embargo, continuó vinculado activamente al mundo de la educación como presidente de la Fundación Aula y promovió y culminó la renovación de Aula Escuela Europea, con la inauguración en 2003 de unos nuevos edificios que permitían recoger y llevar a la práctica toda la experiencia en el mundo de la educación que pudo adquirir durante una carrera profesional de más de 60 años.

En 1992 recibió la Cruz de Sant Jordi de la Generalidad de Cataluña. En 2006 le fue entregado por parte del gobierno francés el galardón de Officier dans l’Ordre des Palmas Académicas.

En alguna ocasión, Pere Ribera había afirmado que quisiera ser recordado por haber sido una persona que había dedicado su vida a descubrir y estimular las capacidades de sus alumnos. Merece ser también recordado por haber sido una persona que emprendió su trabajo de maestro con auténtica pasión, una pasión que supo mantener y alimentar durante décadas de una manera ejemplar.

Texto del Sr. Joan Estruch sepelio Sr. Pere Ribera

separador